Friday, February 03, 2006

Misticos orientales


MÍSTICOS ORIENTALES

Un viaje hacia tu interior

Poemario

Jalil Gibrán - Rumí - Bahá’u’lláh

Táhirih

Siembra en el suelo puro de tu corazón las semillas de Mi divina sabiduría y riégalas con las aguas de la certeza y así, los jacintos de Mi conocimiento florecerán frescos y lozanos en la ciudad sagrada de tu corazón.

MÍSTICOS ORIENTALES

¡Oh mi siervo!

Eres como espada finamente templada

oculta en lo oscuro de su vaina

y cuyo valor es desconocido

aún por el artífice mismo.

Sal, entonces de la vaina

del egoísmo y las pasiones,

para que tu mérito brille

y se haga manifiesto en todo el mundo.

Bahá’u’lláh, Palabras Ocultas

¡Oh hijo del Ser!

Tú eres mi lámpara

y Mi luz está en ti.

Haz brillar en ella su fulgor

y no busques fuera de Mí,

pues te He creado rico

y He derramado generosamente

Mi favor sobre ti.

Bahá’u’lláh, Palabras Ocultas

Historia de Laylí y Majnún


Relata la historia que un día encontraron a Majnún escudriñando la tierra, mientras sus ojos rebosaban de lágrimas. Le preguntaron: ¿Qué haces? Replicó él:

“Busco a Laylí”.

Añadieron los otros:

“¡Ay de ti! Laylí es de espíritu puro y la buscas en la tierra. Replicó él: “ La busco en todas partes, acaso en algún sitio pueda encontrarla”.

Por cierto, aunque es indigno de los sensatos buscar en la humilde tierra al Glorioso Señor, es prueba de esfuerzo inaudito por parte del que busca. “El que con diligencia busca, de seguro encontrará.”

El buscador sincero sólo aspira a la unión con el objeto de su deseo, y el propósito único del que ama es ver al ser amado. Para alcanzar esta meta es preciso que el buscador lo sacrifique todo.”

Bahá’u’lláh, Los Siete Valles


El amor no admite vida ni va en pos de existencia.

Mira la vida en la muerte, y en la humildad busca la gloria.

Para merecer el frenesí del amor hay que tener mucho saber;

Para ser digno de las cadenas del Amigo hay que ser un cautivo meritorio.

¡Feliz el cuello que es presa de Sus lazos,

y favorecida la cabeza que es echada en el camino de Su amor!.

Por tanto, ¡Oh amigo! Renunciad al yo si habéis de encontrar al Incomparable,

y huid de la tierra mortal si habéis de reposar en el divino nido.

Si habéis de encender el fuego de la existencia y ser admitido en el sendero del amor...sed nada

Bahá’u’lláh, Los Siete Valles

UNA LUZ REFULGENTE

Sé generoso en la prosperidad y agradecido en la adversidad.

Sé digno de la confianza de tu prójimo,

y mírale con rostro resplandeciente y amistoso.

Sé para el pobre un tesoro, para el rico, un amonestador;

Sé uno que responde a la llamada del menesteroso,

y guarda la santidad de tu promesa.

Sé recto en tu juicio y moderado en tu palabra.

No seas injusto con nadie, y a todos muestra mansedumbre.

Sé como una lámpara para quienes andan en tinieblas,

una alegría para los entristecidos, un mar para los sedientos,

un asilo para los afligidos, un sostenedor

Y defensor de la víctima de la opresión.

Que la integridad y rectitud distingan todos tus actos.

Sé un hogar para el forastero, un bálsamo para el que padece,

un baluarte para el fugitivo.

Sé ojos para el ciego, una luz de guía a los pies de los que yerran.

Sé un ornamento del semblante de la verdad,

una corona sobre la frente de la fidelidad,

un pilar del templo de la rectitud,

un hálito de vida para el cuerpo de la humanidad,

una insignia de las huestes de la justicia,

Un lucero sobre el horizonte de la virtud,

un rocío para la tierra del corazón humano,

un arca en el océano del conocimiento,

un sol en el cielo de la Munificencia,

una gema en la diadema de la sabiduría,

una luz refulgente en el firmamento de tu generación,

un fruto del árbol de la humanidad”:

Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh

DE LOS NIÑOS

Vuestros hijos no son vuestros.

Son hijos del anhelo de la Vida.

Son concebidos a través vuestro, más no de vosotros.

Y no obstante vivir juntos, no os pertenecen.

Podéis darles vuestro amor, más no vuestros pensamientos,

Porque ellos tienen los suyos.

Podéis albergar sus cuerpos, más no sus almas,

Porque éstas moran en la casa del mañana,

que no podréis visitar ni aún en sueños.

Podéis esforzaros por ser como ellos,

más no intentéis hacerlos como vosotros.

Porque la vida no retrocede ni se detiene con el ayer.

Sois el arco del cual vuestros hijos

son disparados cual saetas vivientes.

El Arquero ve el blanco sobre el camino del infinito,

y os dobla con Su poder de modo que las saetas

puedan volar veloces y a gran distancia.

Dejad que vuestro encorvamiento

en la mano del Arquero sea por placer;

Porque así como ama la saeta voladora,

así ama también al arco que está tenso.”

Jalil Gibran, El Profeta

LA GOTA DE ROCÍO


Y una mañana, cuando el cielo tenía aún la palidez de la aurora,

caminaban en el jardín.

Miraron hacia el oriente y guardaron silencio en presencia del sol.

Y luego Almustafá señaló con su mano, y dijo:

“La imagen del sol matutino en una gota de rocío no es menos que el sol.

El reflejo de la vida en vuestras almas no es menos que la vida.

La gota de rocío refleja la luz, porque es una con la luz; y vosotros reflejáis la vida

Porque vosotros y la vida sois uno.

Cuando la oscuridad esté sobre vosotros, decid:

Esta oscuridad es aurora aún no nacida; y aunque el dolor de la noche

Del alumbramiento esté de lleno sobre vosotros, sin embargo,

la aurora nacerá para nosotros igual que para las colinas.

La gota de rocío, recogiendo su esfera en lo oscuro del lirio,

es semejante a vosotros mismos, reuniendo vuestras almas en el corazón de Dios.

Dirá una gota de rocío:

¿Pero una vez en mil años, seré aún gota de rocío?

Decidle vosotros:

¿No sabes que la luz de todos los años está brillando en tu círculo?

Jalil Gibran, El Profeta

Ni del Este ni del Oeste

No soy del Este ni del Oeste,

ni de la tierra ni del mar.

No poseo la naturaleza de las minas

Ni de los cielos rodantes.

No soy de tierra , ni de agua,

Ni de aire, ni de fuego.

No pertenezco al cielo de los

Bienaventurados, ni al polvo,

Ni a esta existencia, ni a la entidad.

No soy de India, ni de China.

Ni de Bulgaria ni Siesin.

No soy del reino de Irak

Ni del país del Jorasán.

No soy de este mundo,

Ni del próximo, ni del Paraíso

Ni del infierno.

No provengo de Adán, ni de Eva,

Ni del Edén ni de Rizván.

Mi lugar es ninguna parte,

Mi pista no deja pistas.

No poseo cuerpo ni alma porque

Pertenezco al alma del Amado.

He dejado mi dualidad de costado,

He visto que los dos mundos son uno:

El que persigo, conozco, contemplo, llamo.

He sido intoxicado por la copa del Amor

Y los dos mundos están fuera del

Alcance de mi vista.

Vivo tan borracho de este mundo,

Que aparte de mi borrachera

No tengo nada que contar.

Rumí, Diván-e-Shams

SOMOS NO EXISTENTES


Nosotros y nuestras existencias

somos no-existentes,

y tú eres el absoluto con apariencias de mortalidad.

Todo aquello que nos mueve

es Tu Regalo, nuestro ser es Tu creación.

Has estado mostrándonos la belleza

Del ser en el no-ser, después hiciste que el no-ser se enamorara de Ti.

Oh, no retires el placer de Tu Generosidad:

no nos retires Tu poder,

Ni el vino, ni la copa.

Pero si lo hicieras, ¿quién podría Cuestionarte?

¿Se pelea acaso el Cuadro con el pintor”.

Rumí, Un poeta místico de Persia

EL MUNDO DE LAS FORMAS


No es de la muerte que se duelen los muertos, sino por haber residido en este mundo de las formas sin percibir que la espuma es movida y nutrida por el mar.

Cuando deja el Mar en la orilla sus copos de espuma,

Ve a contemplarlos al lugar de los entierros.

Averigua donde quedaron sus impetuosos remolinos.

Te responderán: “pregúntale eso al Mar”

¿Cómo podría embestir la espuma sin la ola?

¿Cómo podría el polvo alzarse sin el viento?

Puesto que has visto el polvo, mira el viento;

Si has visto ya la espuma mira ahora hacia el océano

De la Energía Creativa.

La percepción interior es lo único que cuenta,

Lo demás en ti es únicamente grasa y un poco de carne.

Disuelve el cuerpo en la visión y vuélvete vidente,

¡aprende a ver!

Cualquier mirada puede discernir con claridad

Un gas o dos sobre la ruta.

La otra en cambio planea sobre los mundos,

Apuntando hacia el rostro del Rey”.

Rumí, Un poeta místico de Persia

Sus fulgurantes ojos


Sus fulgurantes ojos, como si embriagadores fuesen,

llenan un mundo de turbación y desmayo,

y a quienes contemplan Su rostro divino,

en los lazos y redes de Su amor atrapa.

Pues a cada instante, Su abrasadora mirada

y los penetrantes rayos de Su fogosa ojeada,

humanos corazones hurta con suave rozar

y desgarra los pechos de amantes mil.

¡Oh! ¿Qué emanará de mi corazón de amor enloquecido,

que rasgado está de amor y pena?

Pues vengo como Majnún, nuevamente

en los bucles de Laylí a morar.

Y aquellos que, en el Infierno, tiendas levantan

y moran en medio del fuego,

con centellas que de sus ardientes corazones salen,

a los velos del hermoso sus llamas lanzan.

Si no fuese por el fuego que Moisés,

en la zarza ardiente de Sinaí contempló,

¿cómo podrían los hombres con la llama del amor arder

o, al contemplar su fulgor, morir?

¡Copero!, tráeme el vino del amor y con sus rubíes

ésta mi copa llena,

para que los misterios del amor divino,

tú y yo, en un único sorbo, compartamos.

Y si sólo con tu ojo interior mirases este rostro mío,

que de ti velado estuvo,

el Rostro eterno del Dios viviente, develado,

allí verías reflejado.

El ha venido de la eternidad en las alturas,

a este mundo de oscuridad y noche,

y la luz del sol, por más que nuestros ojos ciegue,

no pude con Su rostro comparar.

Táhirih


EN EL REINO DE TU AMOR

En el reino de tu amor subsisto,

aún cuando nadie me socorra.

Contempla Tú este vagabundo,

¡Oh Rey de gloria y majestad!

¿Qué pecado fue mío que al fin,

del misterio de Tu amor fui expulsado?

Por mi crimen, a cada instante

nueva calamidad soporto.

No obstante que la paciencia del amor es signo ¿cuánto tiempo debo, exilado, desfallecer?.

Cual sonoras cañas, éstas mis cadenas,

de mi miseria la historia relatan.

Mentes nada son ante Tu esencia,

muerto ha toda alma al pensar en Ti,

el camino nadie halla, aunque todos buscan

el sendero de tu sublimidad.

De Oriente soplan brisas con noticias

de suspiros de amantes Tuyos,

de rostros pálidos y demacrados ojos.

¿No les mostrarás clemencia?

¿En la alborada, hacia mi lecho, qué amorosos pasos guías?

Sobre alas de constancia, con anhelo a Tu lado vuelo.

Si del tiempo y lugar arrancar quisieras,

pon tan sólo a este mundo Tu faz.

¿Qué es la vida en este bajo orbe,

cuando Tú obsequias la eternidad?

Táhirih

RESEÑAS BIOGRÁFICAS

BAHA’U’LLAH.- ( La Gloria de Dios.) Persia-Irán. 1817-1892. Fundador de la Fe Bahá’í. Su misión representa la culminación de la misma obra de Buda, Cristo, Muhammad y los fundadores de los otros grandes sistemas religiosos del mundo. Tras declarar abiertamente su misión como Mensajero de Dios, fue encarcelado, torturado y exiliado de por vida. Hoy sus enseñanzas guían la vida de millones de seguidores de todo el planeta. Según los datos aportados por las últimas ediciones de la Enciclopedia Británica, la Fe Bahá’í es hoy la segunda religión más extendida del mundo. La proclamación de Bahá’u’lláh es un mensaje de amor y esperanza, una invitación a la unidad en diversidad de la humanidad para conseguir la Paz Mundial.

GIBRAN JALIL GIBRAN.- Escritor-Poeta-Pintor, árabe libanés. 1883-1931. Uno de los grandes clásicos universales. Emigrado a Estados Unidos y perseguidor errante de la verdad y la belleza, en cuya personalidad se produce la prodigiosa síntesis de un Oriente y Occidente fertilizados por la sensibilidad de un autor subyugante.

Yelal-Eddin RUMI. – Poeta y filósofo- Persia-Irán, 1207-1273. Es una de las voces más extraordinarias del la poesía universal. Autor del Masnaví, llamado también el segundo Corán o Corán persa. Fundador de la Orden Meuslevi de los Derviches. Desarrolló la música, la danza, y la poesía como medios para transmitir el conocimiento. Gran maestro sufí.

TAHIRIH.- Poetisa y mártir. 1819-1852 La mujer más destacada de Persia-Irán. Defensora y precursora de los derechos de la mujer. En el tiempo cuando apareció El Báb mostró tal valentía y poder que todos los que la escuchaban se sintieron asombrados. Arrojó a un lado el velo de la cara, no obstante la costumbre inmemorial de las mujeres de Irán, y aún cuando se consideraba una descortesía el hablar con los hombres, esta heroica mujer sostuvo controversias con los más eruditos, y en todas las reuniones los derrotaba. El gobierno de Irán la tomó prisionera, fue apedreada en las calles, desterrada de pueblo en pueblo y amenazada de muerte, pero nunca falló en su resolución de trabajar por la liberación de las mujeres. Soportó todo con heroísmo. Dijo a un ministro: “Usted me puede dar muerte tan pronto como quiera, pero no puede detener la emancipación de las mujeres.” Finalmente fue martirizada.